Por: Semillero Reporteros Unisinú (*)

Desde tiempos antiguos, la humanidad siempre ha dependido de la flora para sobrevivir, utilizándola como alimento, vivienda, energía, salud y hasta vestimenta, pero sobre todo es la causa de la permanencia del ser humano en este mundo; por estas razones las confirmaciones del posible jardín botánico en la ciudad de Montería dan cabida a la importancia de la diversidad en la región cordobesa.

Se sabe que los jardines botánicos son proyectos que siempre apuntan a la preservación de especies únicas, y la idea de crearlo siempre está guiada para intentar conservar la flora nativa de los ecosistemas donde se construyen.

No obstante, hay ciertos factores que hacen que la creación de estos sea más compleja, puesto que hay una serie de requerimientos, como lo son la disposición del terreno, los recursos tecnológicos, las personas que van a participar activamente de este, pero por encima de estos factores está la decisión política del gobierno que en última instancia es el que aprueba el proyecto.

A partir de aquí  inicia un nuevo debate, ya que al incluirse y estar sujeto este tipo de proyectos a las confirmaciones gubernamentales, normalmente también están sujetos a períodos de gobernantes específicos, y al estos dejar su mandato e ingresar uno nuevo surgen los “veremos” hacia el proyecto “Cuando el jardín botánico depende de un municipio, departamento o gobernación, tranquilamente cae en el va y ven político” Afirmó el biólogo cordobés y exdirector del jardín botánico de Medellín Álvaro Cogollo Pacheco, en una entrevista que sostuvo con estudiantes de periodismo III (Universidad del Sinú).

 

Este es el caso del jardín botánico de la ciudad de Montería, que hasta ahora es que se habla de su construcción, pese a que la idea del proyecto está planteada desde hace 12 años, y la cual ha pasado por las manos de distintos mandatarios, los cuales a pesar de la importancia económica, turística, educativa y sobre todo ambiental no han brindado la atención necesaria, quizá porque no ha estado en el plan de gobierno de alguno de los mandatarios a los cuales se les presentó el proyecto o quizá simplemente porque no se contaba con los “recursos necesarios” pero después de todo lo importante es que el proyecto al fin está sobre la mesa y su puesta en marcha es casi un hecho.

 

La idea y planeación del jardín botánico de Monterìa surge a raíz  de la condecoración de Álvaro Cogollo Pacheco en 2009, por la asamblea departamental de Córdoba y la gobernadora Marta Saenz con la medalla al mérito educativo cultural de ciencia y tecnología “Orlando Benítez Palencia” (resolución No. 092 de 2009) por su arduo trabajo y compromiso en el desarrollo de la ciencia botánica de la región, desde ese momento, inició el planeamiento por parte de Cogollo Pacheco del proyecto jardín botánico para Montería, de ahí se adelantaron conversaciones con el señor Marcos Daniel Pineda García, alcalde de la ciudad en ese momento,sin tener éxito.

 

Luego de tres intentos fallidos para la creación del jardín botánico en la ciudad, gracias al doctor Alberto Gómez presidente de la red nacional de jardines botánicos, nos enteramos en una entrevista que brindó a estudiantes de quinto semestre de periodismo III (Universidad del Sinú), que después de tantos años de lucha se logró la aprobación y la disposición del terreno para comenzar la construcción del Jardín Botánico, cuyo principal objetivo es preservar la fauna cordobesa y contribuir a la formación educativa de todos, aunque en estos momentos en el proyecto se habla de un parque botánico, demostrando la ambición del proyecto y la disposición que se tiene para llevarlo a cabo.

 

En la entrevista hecha al arquitecto Carlos Montoya asesor del ministro de ambiente, se explicó de una forma más detallada las posibles opciones que se tiene con respecto al terreno, entre los que se encuentran: Paz del Norte, vivero CVS, Furatena, Laguna de Oxidación, Sierra Chiquita, Pitolandia, Meandro y Brigada XI. De entre estas opciones Brigada XI cumple con todos los requisitos pedidos, pero necesita de un permiso especial frente al ministerio de justicia, pues pertenece a ellos y además se encuentra también destaca Sierra Chiquita, por su gran riqueza y preservación, también se aclaró que entre un parque botánico y un jardín botánico no hay diferencias que pongan en riesgo el objetivo fundamental del proyecto, solo un par de diferencias a nivel arquitectónico.

 

Teniendo en cuenta las diferentes opiniones y versiones, se puede pensar que la pequeña semilla que fue sembrada por el Dc. Alvaro Cogollo, cuidada por el Dc. Alberto Gomez y planeada por el arq. Carlos Montoya, está germinando por fin ¿Será que se convertirá en flor o simplemente dejará a todos con ganas de saber que era? esa respuesta nos la dará el tiempo, y las aprobaciones que aún hace falta para que el proyecto sea cien por ciento verídico y podamos decir a boca llena “los cordobeses tenemos un jardín bonico”.

 

 

(*) Estudiantes de V semestre de la Universidad del Sinú – Elías Bechara Zainun 2021-2

Director Semillero: profesor Ramiro Guzmán Arteaga.

Editoras: Stephanie Páez Delgado y Dana Talía Martínez Moreno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.